24.9.06

Porno gay mexicana de luchadores

Señores, atención: El cine mexicano no está muerto. Resulta que simplemente estaba de vacaciones en la Rivera Francesa, comiendo baguettes, comprando perfumes, paseando en góndola y besuqueándose con su novio Leandro. Así es, el cine mexicano ha salido del clóset, ¡y de qué manera!

“La Putiza”, una obra de Jorge Diestra, es nada menos que la segunda producción pornográfica-gay hecha en México y por mexicanos. La primera fue “El Sexxxcuestro” y si tenemos suerte, ya les hablaremos de ella en el futuro pero por el momento les invito a adentrarse conmigo en las oscuras profundidades de esta obra magistral que nos ha dejado los pelos de punta y los miembros… pues, inertes, más que nada.

Esta película, parte de la serie “Sexxxacional de Lucha” (el primer juego de palabras es gracioso, a partir del segundo se vuelve cansado), nos narra la gran aventura que es la vida y la carrera de un joven aspirante a luchador llamado Diamante que tendrá que demostrar que sus habilidades en la Arena exceden a las de un simple luchador heterosexual.

Las primeras imágenes nos presentan una lucha a la AAA (pero con menos presupuesto) entre Diamante y Masacroide, con su compañero El Insaciable Coloso. Estas imágenes nos dan a entender dos cosas que son básicas para poder seguir la historia correctamente, así que por favor presten atención:

1) Diamante es malo luchando, muy malo.
2) Diamante es puto, muy puto.

Lo primero que noté fue que, a pesar de escucharse a una multitud enardecida, solo podemos notar a tres o cuatro siluetas en el público. Y más intrigante aún es que después de unos segundos se da uno cuenta del loop de los aplausos enlatados, pero todo eso se olvida rápidamente con los afilados apuntes del comentarista, tales como: “Ninguno se da por vencido… ¡Ninguno las quiere dar!”.

Pocos (pero difíciles) minutos después somos testigos de las tácticas prohibidas y secretas de Diamante que levantan más de una ceja y endurecen más de dos pezones.


“Si, ¿Coppertone?, hablo de la productora Pornogay de México, ¿con quién tengo que hablar para discutir asuntos de copyright?... ¿Bueno? … ¡¿Bueno?!”

Diamante nos demuestra que cuando eres gay no importa si tu pareja sexual no es físicamente atractiva: mientras tenga un culo, es tu tipo (igual que si estás borracho o si eres feo) porque no es por exagerar, pero el Masacroide no es precisamente Edward Norton en Historia Americana X (grrr).


Es increíble la cantidad de posiciones sexuales que puedes hacer cuando tienes un cuerpo atlético entrenado para resistir los más severos castigos… eróoooticos.

Y bueno, así se alarga la cosa (jajaja) durante unos veinte minutos y no pongo más fotos porque aunque aquí todos tenemos la mente abierta, también tenemos un estómago delicado. En resumen: muchos pelos, mucho sudor, sexo anal.


Tristemente nos enteramos de que todo eso era lo que yo no pude haber descrito mejor: una chaqueta mental. La derrota del amigo Diamante fue dramática.


¿Ya ven lo que pasa cuando ilustran sus películas con MS Paint?

Una vez en los vestidores, con aires de derrota y después de un faje con el réferi en la regadera que no aporta nada a la historia, Diamante es sorprendido por una extraña dama de oscuros atavíos y aún más oscuras intenciones…

“No importa quién soy yo. Mi Master ha seguido tu carrera desde el principio y ahora quiere conocerte…”

¿Mencioné que esta película ganó el premio al mejor guión en un festival de cine porno en Barcelona gracias a frases tan innovadoras como esa? Que se haga a un lado Charlie Kaufman porque el Master no se anda con pendejadas.

Después de que ambos se teletransportan a una tenebrosa mansión, vemos una divertidísima escena en la que la dama oscura le insiste a Diamante que se desnude para el dichoso Master. Nuestro luchador, como es de esperarse de todo joven inocente, no hace más preguntas y se libera de toda prenda para el misterioso desconocido.

Ahora, es sólo mi opinión, pero yo no estaría del todo cómodo si una vieja loca me sorprende en las regaderas, me lleva a una mansión misteriosa e insiste en que me desnude para su jefe. No quiero editorializar más de la cuenta y tal vez me tachen de pudoroso pero creo que Diamante no toma las mejores decisiones. Solo piénsenlo: quiere ser un legendario luchador y sin embargo pasa sus batallas imaginando a sus contrincantes en situaciones homoeróticas. Luego, en contra de todo dictamen del sentido común, se adentra de cabeza en una situación de la que a mi entender, solo pueden salir dos resultados: violación anal y asesinato en primer grado. ¡Es la ciudad de México, por amor de Dios!

Poco después nos topamos con una escena de la que no pondré ni una sola foto por cuestiones de salubridad. No entraré en detalles pero si han de saber: Diamante es sodomizado por… pues, por… el dedo gordo de un pie del Master. Es en serio. No, no. No es broma. De verdad, pasemos a lo siguiente.

A partir de aquí comienza un patrón evidente en el resto de las escenas: Diamante hace el sexo oral y el sexo anal con una o más personas de su mismo sexo durante varios minutos. Todos gimen y jadean mucho y al final hay al menos un sonoro, sudoroso y tembloroso orgasmo con su consecuente tratamiento facial y/o pectoral.

Después del memorable venidón falso del Master, pasa lo inevitable. Yo lo advertí. Diamante es un pendejo que no se responsabiliza de su propia integridad…

Por eso:

Al despertar del pito-trance, vemos a Diamante en una habitación con un altar dedicado al legendario Vergazteca. Sin comentarios. Ahí, el malvado Master se burla de él con su sistema de circuito cerrado, a lo que el joven luchador responde frustrado con la línea más cómica en la historia del videohome mexicano: “¡Caracoles! ¡Dígame qué quiere de mi!”. El Master entonces le cuenta la historia de Vergazteca y le explica que él podría ser su sucesor si logra pasar las múltiples pruebas sexuales de su – y no miento, así lo dice – “laberíntica edificación”. Una vez que lo haga, según el malvado, podrá lograr su sueño juvenil de… ¡cogerse al mundo!

No, yo no podría estar inventando todo esto. Confíen en mí, no soy tan bueno.

¿Aceptará Diamante la sensual misión del Master? Es obvio que sí. Ya conocemos al amigo Di. Él aceptaría cualquier tipo de reto absurdo siempre y cuando involucre sexo anal y peligro inminente.

Quiero hacer una pausa para seguir hablando del sonido de esta bonita y excitante película. Verán, en el mundo de la producción audiovisual hay una técnica para mejorar la calidad del sonido en los diálogos de las películas ya que muy seguido el ruido ambiental ensucia mucho la banda sonora. Se llama Automated Dialogue Replacement (ADR) o, para los que no fueron a la marista, Reemplazo Automático de Diálogo. Consiste en llevar al actor a un estudio de grabación y volver a “hablar” las líneas de las escenas que ya actuó, en sincronización absoluta. Esto se hace en casi todas las películas que vemos en el cine, solo que nunca nos damos cuenta porque es llevado a cabo por profesionales del sonido cuya única misión en la vida es hacernos conservar nuestra suspensión de la incredulidad y hacer que valgan los 60 pesos de nuestra entrada al cine.

Ahora, algo extraño habrá sucedido durante la producción de La Putiza porque al parecer su técnico de ADR no pudo asistir a todas las sesiones de dubbing, dejándonos con lo que podría ser catalogado como La Peor Sincronización Audiovisual de la Historia del Universo Desde que Compré ese VCD de War of the Worlds en el Mercado Chino.

Es en serio… Y de hecho, olviden la sincronización, lo más memorable de la banda sonora es que las líneas están re-actuadas como tratando de imitar las voces de las caricaturas de los ochenta. Entonces, imaginen lo que saca de onda ver al jotísimo Master a medio calabozo de la muerte sobándole las nachas a Diamante mientras dice: “Pase lo que pase… No deberás venirte” con la voz de Igor del Cónde Pátula.

Si eso no le parte la madre a sus infancias, tienen que estar muy mal de la cabeza y les voy a pedir que se salgan de mi página.

Ahora, una vez que empiezan las duras pruebas sexuales de Diamante, la historia no avanza mucho. De hecho, lo único que vemos durante los siguientes 60 minutos es básicamente lo mismo, así que mejor haré un entretenido resumen gráfico:

Prueba #1: Boca Rabiosa

Diamante hace el sexo oral y el sexo anal con una o más personas de su mismo sexo durante varios minutos. Todos gimen y jadean mucho y al final hay al menos un sonoro, sudoroso y tembloroso orgasmo con su consecuente tratamiento facial y/o pectoral.

Prueba #2: Los Mariachis Insaciables


Diamante hace el sexo oral y el sexo anal con una o más personas de su mismo sexo durante varios minutos. Todos gimen y jadean mucho y al final hay al menos un sonoro, sudoroso y tembloroso orgasmo con su consecuente tratamiento facial y/o pectoral.

Prueba #3: ¡Vergazteca Jr. contra los Enmascarados ComeVergas!

Atención: ¡Los nombres son reales, lo juro, no estoy inventando nada!

Esta es especialmente innovadora porque, verán, Diamante hace el sexo oral y el sexo anal con una o más personas de su mismo sexo durante varios minutos. Todos gimen y jadean mucho y al final hay al menos un sonoro, sudoroso y tembloroso orgasmo con su consecuente tratamiento facial y/o pectoral.


Por si alguien se estaba preguntando, sí, si se están viniendo en una canasta de manzanas. No, no sabemos por qué.

Y en fin que después de una hora de oloroso sexo entre señores, Diamante ha ganado todas las pruebas sin haberse venido una sola vez, con la impresionante cantidad de cuatro líneas de diálogo y como 15 interminables planos sexcuencia. Increíble. No me pesaba tanto ver una película mexicana desde ¿De qué lado estás?

Así, sin más, se nos presenta el último enfrentamiento clásico entre el bien y el mal: Diamante, el nuevo heredero de Vergazteca y El Master. De nuevo juntos y esta vez… ¡hasta la muerte!

El Master entonces nos cuenta el resto de la historia: Vergazteca maldijo su propia máscara antes de morir y quien ose ponérsela sin tener el suficiente poder de contención sexual, moriría de placer al instante. Pero esperen, hay un giro inesperado en la historia…

(No supe qué tipo de letra poner para denotar el acento chilango)

Y con “giro inesperado” quise decir “giro sin sentido”.

¡MOMENTO! No se como lo hagan en el mundo gay, pero de donde yo vengo, para hacer un giro sorpresa al final de una película debe ser referente a algo de lo que se haya hecho mención anteriormente porque si no, no significa nada. Al final de La Putiza el Master le confiesa a Di de la manera más teatral imaginable que él es ¡El Penetrator! y se queda esperando a que todos respondamos con un ruidosísimo “¡Verga de mono, qué sorpresa!”, o perdón, “¡Caracoles!”.

Ahora, imagínenme sentado en una silla austera en una habitación blanca sin decoración alguna. Imaginen que tengo una cara… no de aburrimiento… pero definitivamente no de sorpresa. Simplemente una cara sin expresión, completamente muerta. Imaginen que no estoy haciendo nada más que ver un punto fijo sin denotar emoción alguna durante varios minutos. Ahora agreguen a la escena una bola de paja de esas que pasan en las películas del oeste. Por último, añadan una gota enorme que sale de mi frente mientras hace un sonido cómico, como en una animación japonesa. ¿Todo listo?

Bueno, pues así estaba yo en un completo estado de NO SORPRESA al ver el puto final de esta PUTA MIERDA DE PELÍCULA PARA JOTOS QUE PRETENDE QUE ME EMOCIONE CON SU SUPUESTO GIRO HOMOSEXUAL SORPRESA DE LOS COJONES.

Solo se me ocurre UN PUTO FINAL sorpresa más pendejo que éste:

Star Wars ya no es la peor saga fílmica de la historia. Que se aparten los geeks babosos porque los nuevos fanboys del mal cine son los homosexuales mexicanos de su chingada madre.

De verdad, esta película no nos gustó en lo absoluto. Ni a mí ni a tí, confía en lo que digo. Está mal hecha. Y que no nos haya gustado no tiene nada que ver con que haya sexo gay, aunque la parte en que Diamante le da besitos al prieto y sudoroso trasero de Masacroide puso a prueba mis más arriesgados valores de tolerancia.

Algún baboso puede intentar defenderla diciendo “Pero todas las películas porno están mal hechas y hay muchas peores que ésta”, a lo que yo respondo: No señores, bajo ese tipo de pensamiento La Momia no es una película mala por el simple hecho de que las otras películas de Brendan Fraser son todavía peores. Que haya cosas peores no hace que algo sea bueno. La Putiza es pésima y La Momia es todavía peor.

Aún con todo este mal rollo, pésimo sonido, actuaciones carcajezcas y sudorosos traseros prietos, les recomiendo que vean La Putiza por el simple hecho de que es una de esas experiencias desagradables que uno debe tener al menos una vez en la vida, como besar de lengua a alguien de tu mismo sexo o visitar Campeche.

Como nota a parte sobre el desenlace de La Putiza (fuera del giro de historia del que no volveré a hablar en mi vida), recomiendo disfrutar varias veces lo que bien podría ser el pedazo de actuación más cómico en los 110 años de historia del cine: cuando Diamate (interpretado por el ahora legendario Kankun García) se entera de que El Master es Penetrador. Es increíble. No me reía tanto de un “actor” desde Adal Ramones en Puños Rosas.

Oh-oh, alguien aprendió a levantar la ceja en el Hayden Christensen School of Performing Arts.

En conclusión, los homosexuales deben dedicarse a su tradicional rol en el teatro y en la conducción de programas matutinos de Televisa, porque La Putiza demuestra que el cine – incluyendo el cine porno – le pertenece por completo a la comunidad heterosexual o, como mínimo, a los bi-curiosos.


¡Eso es todo, amigays!

Ah, por cierto, este par de créditos finales se perfilan para entrar en mi lista de clásicos inmortales de la producción amateur de cuatropesos:

11.9.06

El mexicano que inventó el mp3

Los mexicanos estamos acostumbrados a leer en los periódicos sobre las innovaciones tecnológicas alrededor del mundo y no esperar que esas innovaciones nos lleguen a nosotros en un futuro próximo. Siempre vemos esos adelantos como una curiosidad sin importancia. Si nos dicen que nosequién está a un paso más de curar el cáncer, no nos importa porque sabemos que aquí no llegará hasta dentro de muchos, muchos años, así que mejor empezamos a hablar sobre el testamento de la abuela. Es triste.

Del mismo modo, si sale un aparato nuevo que hace maravillas, no planeamos comprarlo porque sabemos que lo más probable es que primero tengamos que esperar a que salga la siguiente generación de ese aparato para que la presente aparezca por nuestras tiendas.

Por eso propongo que se filtren y se retrasen algunos años las noticias tecnológicas que anuncian en los medios para no hacernos ilusiones.

Atrasado: 9 años - Hasta que se pueda comprar los Delfinotiles en las farmacias mexicanas.

Atrasado: 6 años - Hasta que la vendan en la tienda de Vips junto a los libros de Isabel Allende y el Mamamaster 3000.

Atrasado: 2 añosEn lo que llega subtitulada a México y doblada en España (además a nadie le importa, si es independiente seguro se trata sobre homosesuales).

Atrasado: 30 años - No se molesten, aquí escuchamos a César Costa en nuestros 8-tracks y no nos hemos enterado de la muerte de Buddy Holly.

Los mexicanos no somos y nunca hemos sido protagonistas del avance tecnológico internacional. Sin embargo, estamos tan desesperados por sentirnos a la vanguardia que nos aferramos a un solo evento en la historia de México que está REMOTAMENTE relacionado con un invento que tuvo verdadero éxito.

Déjenme aclarar algo muy, muy importante:

Contrario a lo que te dijo tan orgullosamente tu miss de español en la primaria, GUILLERMO GONZÁLEZ CAMARENA NO INVENTÓ LA TELE A COLOR (me caga, ese es el típico ejemplo de los “hechos” maquillados que sólo siguen circulando porque la gente cree ciegamente en ellos, igual que la Liberación Femenina y el éxito en Hollywood de Diego Luna). González Camarena fue UNO de los inventores de UNO de los sistemas con los que trabaja la televisión a color. Vladimir Zworykin patentó la base de la TV a color en 1925 – cuando González Camarena tenía 12 años y a penas descubría las maravillas del masaje nocturno – y John Logie Baird diseñó en 1928 el sistema en el que se basarían todas las versiones subsecuentes de la tele a color (incluyendo la del gato GC, 12 años después).

Así que a mi no me salgan con que de la nada, un mexicano se sacó del culo la tele a color porque les tengo noticias: algunos amargados investigamos las cosas antes de tragarnos sus sesgados datos patrioteros de la Conozca Más. Les presento, señores, a la generación de la información. No saben como lo siento pero tendrán que repetir como loros otro “dato real” para defenderse orgullosamente cada que alguien les diga que los mexicanos son unos buenos para nada.

Yo se que da vergüenza no tener un estandarte mejor que G.C. pero es algo que tenemos que afrontar sin recurrir siempre a la misma canción de “parece que ignoras quiéeeen inventó la tele a color”. Ptfff.

Ah, y quién no ha oído una y otra vez aquella babosada de: “La Ciudad de México es la más grande del mundo”.

MEEEEEEEEENTIRA.Vil y pegajosa mentira de esas que se te pegan al paladar y no se van ni aunque la intentes sacar con tu cochino y mal educado dedo.

El título de ciudad más grande del mundo va para Gran Tokio con 36.5 millones de habitantes y 5,200 km2. ¿Saben cuánto tiene la Ciudad de México? 22.6 millones de habitantes y 5,000 km2… Poooobrecitos, ni para sobre poblar el mundo somos buenos. En serio, no quiero volver a escuchar a alguien repetir esa estupidez de "somos los más grandes en algo".

Es como yo siempre digo: Si mientes a medias, está la posibilidad de que descubran tus intenciones de adornar una verdad mediocre y tu identidad secreta de “pobre pendejo” será descubierta; en cambio, si mientes descalabrozamente sobre algo ridículo y te descubren, tendrás la opción de decir que era broma y que no sabes cómo pudieron creerlo desde un principio.

Es por eso que en Malnacido.com hemos decidido añadir una negra mentira más a nuestro raquítico repertorio de logros nacionales sólo para joder a los herederos de González Camarena. Pedimos a todos los que tienen la paciencia de leernos que pongan su granito de arena y nos ayuden con la distribución de esta falsérrima nota periodística. Con suerte, el chisme llegará a todos los rincones mediáticos del país (los de verdad, no los jotísimos blogs de gente cuya opinión no vale) para convertirse en otro virulento meme que nos dejará mejor parados a los mexicanos ante los ojos del resto de este triste, triste planeta.

Corre video:

----------------------------

Mexicano inventor del MP3 es por fin recompensado

Ciudad de México, 2 de noviembre.- Para muchos adeptos a las nuevas tecnologías, el acrónimo MP3 trae a la mente la imagen de grandes compañías como Apple, que con su popular creación, el iPod, ha revolucionado el modo en que se compra, escucha y distribuye la música entre los jóvenes de todo el mundo, lo cual ha generando ganancias de varios billones de dólares en tan solo cuatro años.

El MP3 es un controversial formato de música digital que permite a los usuarios almacenar en sus computadoras varias horas de música en un calidad cercana al CD de modo que pueden ser copiadas un número ilimitado de veces. Esto ha generado multimillonarias batallas legales entre las productoras de música y los distribuidores de MP3s que pueden encontrarse fácilmente en el Internet.

Sin embargo, entre el circo mediático que han generado las demandas y las nuevas tecnologías que se adaptan a este formato, pocos saben algo sobre los orígenes de este tipo de archivo que ha hecho ganar millones a tanta gente y se ha consolidado como uno de los principales pasatiempos entre jóvenes estudiantes de todo el mundo, incluyendo México.

A cualquiera le resultaría sorprendente que el MP3 no haya sido creado por algún científico en un laboratorio informático japonés, sino por un estudiante de ingeniería regiomontano que a principios de 1990 se percató de la importancia que podría tener uno de sus pasatiempos favoritos y se dedicó a compartir canciones en este formato entre todos sus amigos y conocidos. El éxito fue inmediato.

Jesús Martínez Pinedo, con entonces 23 años, creó en el centro de cómputo de su universidad un algoritmo de compresión de audio digital que fue evolucionando a lo largo de tres versiones (de ahí y de sus dos apellidos el nombre de MP3) y se convertiría en el proyecto de su vida hasta que a finales de 1991, un accionario alemán del Instituto Fraunhofer le contactó personalmente y le ofreció 12 mil dólares por el código fuente de su creación.

Quince años después, Martínez Pinedo seguía arrepintiéndose de haber aceptado la oferta que aunque en su momento era cuantiosa para un estudiante, resulta ridícula dado el éxito de su invento en la era del Internet. Afortunadamente para él y para el resto de la comunidad científica mexicana, el International Digital Mendi Bureau (asociación que se encarga de las licencias de distribución de formatos digitales en todo el mundo) declaró el mes pasado, después de seis años de reclamos por parte de varias instituciones científicas mexicanas, que todo uso del formato debe aportar una porción de las ganancias a su creador.

A pesar de que no se ha hecho pública la suma que se le otorgó al ahora Ingeniero en Sistemas de 38 años, expertos en la materia aseguran que la cifra podría rebasar los 6 billones de dólares, lo cual convertiría automáticamente a Martínez Pinedo en uno de los hombres más ricos de Latinoamérica.

Se espera que en las próximas semanas se haga un comunicado oficial con toda la información referente desde la Villa Gómez, lujosa propiedad que el nuevo multimillonario ha adquirido recientemente en las costas de Yucatán y que se convertirá en la sede de la Fundación Martínez para los Avances Tecnológicos Nacionales (FUNMATEN). El Instituto Fraunhofer se ha negado a hacer mayores comentarios al respecto desde la resolución, aunque ha dejado claro que aunque sus pérdidas son cuantiosas, no ponen en peligro a la organización ni frenarán las investigaciones científicas que realiza.

----------------------------

¿Está gracioso o qué? Cómo chingados no.

Baja la nota en alta calidad para imprimir y pegarla en el message board de tu lugar de estudio o trabajo, en el gimnasio, en la calle o en la puerta de tu casa.

Además. envía por mail esta nota a todos tus amigos. Coméntala en tu escuela o tu trabajo y a los que estén detrás de tí en la cola del banco. Si conoces a alguien que trabaje en un periódico, pídele que la publique. Lo mismo si conoces a alguien que esté en una revista, sitio web noticioso, programa de TV y… bueno, OK, hasta blogs, qué demonios. Solo recuerda no mencionar esta página y siempre decirlo con cara seria y hasta con un tenue brillo de emoción en tus ojitos por el gusto que te da que un mexicano como tú y como yo, haya realizado semejante proeza.

Claro, siempre estará el amargado que buscará información referente en Google y se de cuenta de la dura verdad (en primer lugar porque eventualmente saldrá esta bonita página) pero no te preocupes: en México la aplastante mayoría se tragará la primera pendejada que le ofrezcas con tal de que puedan presumir su extenso Quonocimiento patriotero en la próxima posada de su oficina.

A ver qué pasa. Imagínate nomás si esta ridiculez llega a consolidarse como un hecho podrás presumirle a TUS amigos en TUS posadas que fuiste parte de un movimiento nacional de desinformación masiva.

Aaah. ¿A poco no te encanta el Internet?